Aceleran pruebas del teleférico faltando poco para su puesta en funcionamiento

0
128

Santo Domingo Norte.- A todo vapor se movían ayer las cabinas del teleférico de Santo Domingo, que se espera entrará en funcionamiento en el próximo mes de mayo.

A medida que se apróxima la fecha de inicio de la entrada en operación del teleférico, las pruebas se aceleran en esa parte, pues moradores de los barrios por donde pasa el novedoso sistema de transporte dijeron a Listín Diario que todos los días se están haciendo ensayos.

Según testimonios recogidos en estaciones del teleférico, las pruebas solo se están haciendo en la línea que va desde el barrio Gualey, del Distrito Nacional, hasta la estación central de Sabana Perdida, en el municipio Santo Domingo Este, debido a que la otra línea, que se extiende desde Sabana Perdida hasta la avenida Charles de Gaulle ya está lista, solo a la espera de que se autorice el transporte de los pasajeros.

Las pruebas de las cabinas que tienen los colores de la bandera nacional, rojo, azul y blanco, no pasan desapercibidas y llaman la atención, no solo de los residentes en los barrios aledaños, sino de visitantes, que se detienen incluso a tomar fotos, incluyendo niños.

Y de paso, la mirada al teleférico permite observar también las decenas de las casuchas techadas de zinc que se encuentran debajo del moderno sistema de transporte, además de las deterioradas calles.

Todavía algunos residentes en el entorno se muestran escépticos con relación a ese sistema de transporte, y dudan que lo vayan a utilizar, como el señor Rubén González, quien expresó que no se montaría en esos aparatos, porque no les tiene confianza.

“Parece que ya lo van a poner en funcionamiento, porque lo están probando”, comentó González.

Pero otros, como la señora Odila Peguero, manifestan que no tienen problemas en utilizarlos, porque si se monta en un avión, no ve motivos para tenerle miedo a un vagón que se mueve sujetado a través de un robusto cable.

Su preocupación es otra. Peguero, quien vive en Gualey desde el 1970, dice que su incertidumbre es que no le suministran informaciones sobre la situación de su vivienda, ubicada a poca distancia de donde pasan las cabinas del teleférico.

Dejar respuesta