Apuestan a descargo en caso sindicalistas acusados sicariato

0
207

Santo Domingo.- El rechazó a la inclusión a varios elementos probatorios en contra de los acusados de integrar la supuesta red de sicariato dentro del sector transporte pareciera dar razón a los abogados de la defensa, que han alegado desde el inicio del proceso, lo flojo del expediente del Ministerio Público.

Fiscalía acusa a Ericson de los Santos Solís y Arsenio Quevedo de liderar la supuesta red.

Los golpes a la Fiscalía empezaron cuando en el auto de apertura a juicio el Séptimo Juzgado de Instrucción, le rechazó los cargos por supuesto lavados de activos, tráfico de combustible e invasión de terrenos.

Pero en el juicio de fondo, en la etapa de presentación de pruebas documentales, han sido varias las pruebas que han sido excluidas por irregularidades en su obtención. Tales fueron las actas de allanamiento a la residencia de Arsenio Quevedo y a las oficinas de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin), uno porque la orden que lo autorizaba tenía una dirección errónea y el otro porque la orden estaba vencida.

Pero el revés más reciente fue en la audiencia del pasado martes cuando el Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, donde se conoce el proceso, le rechazó al Ministerio Público la incorporación de ocho folders con una cantidad indeterminada de documentos.

Este rechazo vino acompañado de una reprimenda y llamado a reflexión a cómo se presentaban las pruebas.

Los documentos contenidos en esos folders no fueron detallados. No establecía la cantidad, ni tipo, ni fin probatorio.

A juicio de los defensores, estos hechos le dan la razón de que la Fiscalía no tenía caso.
Antes también, las juezas excluyeron las pruebas de lavado de activo y falsificación de documentos, que fiscalía intentó reintroducir, pero que ya habían sido excluidas en la fase preliminar.

Francisco Javier Benzant, parte de la defensa de Arsenio Quevedo, dice que en el caso de su defendido ni siquiera los testigos han podido vincularle.

“El Ministerio Público venía con unos cajones de papeles y nosotros le dijimos que esos no eran pruebas y se ha visto en la práctica y el resultado de las últimas cinco audiencias”, relató quien apuesta al descargo de Quevedo.

Indicó que la única razón por la que Quevedo está en este caso, es porque a Juan Hubieres se le pegó en gana y encontró respaldo en el Ministerio Público.

“Todo se trató de una infamia tramada por grupos de sindicalistas, por luchas de sindicatos, única y exclusivamente”, consideró.

Minimizan.
Pese a esto, Manuel Soto Lara, abogado de la familia de las víctimas, asegura que hay pruebas y testimonios sobrados que vinculan a los acusados con los ilícitos atribuidos.

El juicio continúa hoy desde las 9:00 de la mañana, con la presentación de otras pruebas documentales.

Dejar respuesta