Cabildos GSD adecúan los cementerios por festividad

0
61

Santo Domingo.- Equipos de obreros de los cabildos del Gran Santo Domingo realizaron ayer intensas jornadas de limpieza en los cementerios, víspera del Día de los Fieles Difuntos. La limpieza y el orden eran apreciables, a excepción del cementerio Cristo Salvador, del municipio Santo Domingo Este.

La entrada de ese camposanto contrasta con la parte trasera, donde la maleza arropa los nichos y las calles están sin asfaltar.

Los pocos deudos que visitaron el campo santo ayer coincidieron en que la situación ha mejorado en comparación con años anteriores, pero afirman que todavía hace falta más inversión en seguridad, limpieza y arreglo de calles.

Felchita Calzado y su hijo Rudy Pérez acudieron ayer a limpiar y a llevar flores a las tumbas de sus parientes, como ya es tradición cada año en su familia.

“Sería bueno que se arreglen las calles y que las autoridades corten la hierba con más frecuencia”, expresó Pérez.

Una comisión de limpieza designada por la alcaldía del municipio quitaba la hierba de las principales vías, recogía la basura y tapaba algunos hoyos de las calles de la entrada.
Mientras en el Cristo Redentor los trabajos de adecuación y mantenimiento se realizaban de manera apurada. Con cubos de pintura, brochas y rolos en mano, los limpia tumbas le daban otro aspectos a los lugares de descanso de aquellos familiares que pagaron por dicho servicio.

Asimismo, el personal de limpieza del ayuntamiento del Distrito Nacional pintaba el frente del cementerio, recogía la basura y quitaba la maleza de los alrededores.

La familia Lluberes visitó ayer la tumba de los abuelos y se quejaron de la bulla que hacen los residentes de los alrededores, los cuales impiden que los dolientes puedan tener momentos íntimos con sus difuntos.

En mejores condiciones.

Sin embargo, la situación de los cementerios de la avenida Máximo Gómez y Cristo Rey es diferente.

Durante un recorrido por las calles del Cristo Rey el equipo de reporteros de este diario pudo observar que las calles y los pequeños callejones que conectan las entradas principales con los nichos estaban despejados y limpios.

De igual manera en el Máximo Gómez, donde los limpiadores de tumba realizaban un arduo trabajado de limpieza y mantenimiento junto con el personal del ayuntamiento, que daba los últimos toques al lugar.

En la entrada los vendedores de flores, velones y crucifijos se quejaban por las pocas ventas que tuvo el día de ayer y expresaron que mantienen la fe de que hoy los familiares se desplacen en masa hacia los campo santo de la ciudad a pasar el Día de los Fieles Difuntos con los seres queridos que partieron de este mundo.

Dejar respuesta