Embajador de EEUU dice corrupción permea todos los estamentos de la sociedad dominicana

0
301

James W. BrewsteresSanto Domingo.- El embajador de Estados Unidos, James W. Brewster, aseguró este miércoles que la corrupción permea todos los estamentos de la sociedad y dijo que cada empresario que conoce, ya sea estadounidense o dominicano, menciona ese punto como el mayor problema en el país.

“La corrupción es un cáncer; retrasa el crecimiento, afecta negativamente el comercio, e impide la aplicación justa de la ley. Como promotor del comercio bilateral, muchas veces escucho el temor auténtico de potenciales inversionistas estadounidenses en el sentido de que recibirían un trato injusto, que se les exigiría pagar sobornos, o que serían marginados injustamente del mercado”, advirtió el representante del gobierno de Estados Unidos, al participar en el Almuerzo de Acción de Gracias de la Cámara Americana de Comercio República Dominicana (AMCHAMDR), donde fue orador invitado.

Brewster no se anduvo con rodeos, al referirse al tema, y entre los asistentes al evento, efectuado en el hotel El Embajador, se escuchó a más de uno decir en tono bajo que “el hombre bajó duro con el tema”.

“Los líderes empresariales que se encuentran en este salón saben que esta percepción sigue socavando la competitividad de la República Dominicana, y yo quisiera exhortarles a cada uno de ustedes a seguir presentando la corrupción como problema a los más altos niveles de su gobierno”, apuntó, sin soltar el tema por varios minutos.

La corrupción a la que se refiere el diplomático no es solo aquella en la que un agente de la Policía le exige dinero a un ciudadano para no apresarlo o para ser indiferente frente al delito. Brewster incluyó en ese círculo a distintos sectores del país y una de las formas de hacerlo fue a modo de pregunta.

“De los que estamos aquí, ¿ a quién le han pedido un soborno?, ¿Quiénes entre nosotros conoce a alguien que haya recibido un contrato sin haber agotado el proceso debido de licitación?, ¿Cuáles de nosotros conoce a un político que haya sustraído fondos públicos? ¿Quiénes aquí conocen a algún juez que haya recibido un soborno para soltar a algún preso antes de tiempo? Y la pregunta final: ¿qué hemos hecho al respecto?”, expuso.

“Tenemos que hacer más que eso”, aconsejó al nutrido público que acudió a escuchar su ponencia y que lo aplaudió varias veces.

En su exposición resaltó que hoy, más que nunca, los Estados Unidos tienen fuertes inversiones en la República Dominicana, en su gente y en su futuro. Dijo que algunos pocos políticos han estado criticando a la embajada y a su propia persona por estar demasiado involucrados en asuntos dominicanos. “Ellos dicen que cuando yo hablo, cuando abogo por alguna acción, cuando hablo a favor de alguna reforma, estoy violando la soberanía de la República Dominicana. ¿Qué me da ese derecho?”, se preguntó. Y enseguida planteó que los dos países (el dominicano y EE.UU) están entrelazados de manera tan cercana que a veces es imposible distinguir entre los dos.

Brewster rememoró que junto a su pareja sentimental organizó la visita de unos inversionistas a la República Dominicana a principios de este año y una noche sintió el horror cuando uno de ellos le llamó para decirle que habían sido parados por un policía uniformado, que les apuntó con una pistola, y que se les había obligado a entregarles sus carteras. “Después de una experiencia como esa ustedes traerían su negocio a la República Dominicana”, preguntó el embajador a manera de queja.

En otra parte de su exposición aseguró que la criminalidad sigue siendo un problema que nos confronta a todos de manera diaria. “A nivel nacional, estamos trabajando en colaboración con nuestras contrapartes dominicanas para mejorar la efectividad del gobierno en la prevención y persecución del crimen. Hemos trabajo estrechamente con el procurador general Domínguez Brito”, indicó.

Agregó que la embajada norteamericana en el país ha trabajado también con la Procuraduría General y con la Policía Nacional para implementar reformas sistémicas, reducir los retrasos en el procesamiento de los expedientes, mejorar las investigaciones y aumentar la tasa de condenas.

“A nivel local, nosotros ayudamos a que las ONGs abran centros de asistencia judicial; solamente en este año hemos posibilitado el acceso a la justicia para unos 48,000 que viven en comunidades marginadas de altas tasas de criminalidad”, dijo.

Planteó que aquellos países que cuentan con bajas tasas de criminalidad atraen más inversión nacional y extranjera. “Por tanto, nuestra embajada ha estado trabajando con el gobierno para mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia”, expuso.

De otro lado, dijo que “a pesar de que el crecimiento económico de la República Dominicana ha sido fenomenal, esconde elevados niveles de desigualdad que permean la sociedad dominicana. Los pobres, las personas discapacitadas, las personas que viven con VIH/SIDA, los indocumentados de ascendencia haitiana y los miembros de la comunidad GLBT sufren una amplia y profunda discriminación y exclusión de la sociedad dominicana. Por ejemplo, de los 23 países más pobres del mundo, 21criminalizan la condición de GLBT o no brindan protecciones adecuadas en el empleo, vivienda, acceso a salud o reconocimiento cultural en comparación con democracias de alto rendimiento. Esto no es una coincidencia. El hecho de no aprovechar al máximo el talento colectivo de todos los dominicanos constituye una estrategia incompleta. Los líderes empresariales inteligentes saben que los negocios más competitivos son los que aprovechan al máximo los talentos de todos, no de unos pocos solamente”.

Dejar respuesta