¿…Es un trilema?

0
191

Por  César Medina

lobarnechea1@hotmail.com

Como los perredeístas votaron por el PLD –y aún votando blanco votaron morado–, los perredeístas creyeron que habían ganado las elecciones y que iban “ipsofactamente” para el Gobierno… “Era justo después de 12 años frenando en el aro”.

… Pero como el “comesolismo” es condición proverbial del PLD, algunos peledeístas creen que se lo han dado todo al PRD, cuando en verdad no le han dado nada. En esas están ahora: todo el mundo disgustado y dispuesto a romper las cartas y virar la mesa.

El PLD está cerrado a banda, negado a darle mayor participación al PRD, desde sus instancias más altas hasta los “compañeritos” de la base… Mientras, el PRD no está dispuesto a conformarse con migajas, y quiere decirle a Danilo lo que el chinito de la piscina al empresario generoso: ¡Toma tu leloj!

La mayoría de los cuadros intermedios del PRD están disgustados porque no han hallado empleos en el Gobierno, y en aquellas instituciones puestas a cargo de dirigentes perredeístas de alto nivel, no hay capacidad de maniobra para colocar a su gente.

La presión es inaguantable… Tanta, que algunos titulares de esas instituciones “han tenido que dejar el claro” para no verse con sus compañeros que les exigen colocación… “Sin poder hacer nada porque todas las designaciones –absolutamente todas–, las controla el Palacio Nacional”.

Incluso, hay dirigentes del primer nivel que siguen esperando “sus” decretos, en algunos casos desde el mismo 16 de agosto cuando Danilo juró el cargo para este segundo mandato. Se conoce de uno que ha desistido, y le hizo saber al Presidente que ya no le interesa incorporarse al Gobierno.

… Con el agua al cuello
La frase del narrador de las Águilas se hizo famosa en la serie final: “(el bateador) tiene el agua al cuello”: ¿sabrá nadar? Es obvio que el presidente del PRD atraviesa por un momento difícil que sólo él podía manejar con inteligencia –como hasta ahora–, con mucha destreza y habilidad para entender que está dirigiendo un partido díscolo.

El PRD no se va a quedar cruzado de brazos después del caso de la Liga, y es previsible un rompimiento que llegará en el mediano plazo. Miguel Vargas no se suicidará en una alianza política que pudiera drenar su liderazgo en el PRD. Primero porque su naturaleza no le permitiría aguantar humillaciones, y segundo porque para Miguel es más importante su partido que cualquier función pública por encumbrada que parezca.

Desde que llegó a la Cancillería, Miguel sabe –al igual que sus colaboradores más allegados–, que esa es una posición transitoria que difícilmente se prolongue por más de dos años… Y en estas circunstancias, ese plazo se acortaría notoriamente.

… La relación personal
Desde el principio de la alianza, entre Danilo y Miguel hay sinceridad, espontaneidad y muchas coincidencias políticas. En lo personal las relaciones entre los dos líderes es inmejorable, y en cada ocasión el Presidente distingue mucho a Miguel.

El canciller Vargas se siente cómodo colaborando con el Gobierno y en todo momento su disposición como subordinado al jefe del Ejecutivo ha sido seguir su lineamiento y representar el país con la mayor dignidad en todos los escenarios que le imponga la diplomacia dominicana.

Miguel ha mostrado mucha habilidad para comprender y familiarizarse con un mundo que hasta el 16 de agosto le era ajeno, y cinco meses después, como ministro de Relaciones Exteriores ha tenido un desempeño reconocido por todo el mundo.

El propio presidente Medina ha reconocido que Vargas ha hecho un gran trabajo al frente de la Cancillería. “Lo que está a la vista…”.

Dejar respuesta