Las alternativas de Fello

0
268

Por César Medina
El Partido Revolucionario Moderno tiene razón en sus argumentos: a ningún partido político se le pueden imponer candidatos desde fuera de su propia estructura. Eso no se ve en ninguna democracia del mundo y de existir leyes que contraríen esa lógica, serían leyes anacrónicas, improcedentes, inconstitucionales…

El doctor Fello Suberví deberá plegarse a la decisión de su partido, postergar sus aspiraciones, negociar inteligentemente con sus compañeros y dar un paso al costado para aceptar la candidatura a alcalde del joven diputado David Collado, que por demás será un excelente contendor de Roberto Salcedo.

La otra alternativa que tiene es marcharse a otro partido –se supone que la lógica política lo llevaría de vuelta al PRD–, o como se ha comentado sumarse al propósito del también hipolitista Héctor Guzmán en la creación de una nueva estructura partidaria al margen del PRM y del propio PRD.

El doctor Suberví es un gran activo político, y nadie desdeñaría su apoyo en una coyuntura electoral como la actual. El mayor error de Abinader y sus compañeros del PRM fue no bajarlo a tiempo de la precandidatura a alcalde… En cambio lo alentaron y algunos hasta lo inflaron en procura de que dinamizara el partido.

Los más allegados al ex presidente Mejía llegaron incluso a garantizarle la nominación a la alcaldía de la capital, y el mismo Fello llegó a decir –y lo sostuvo como argumento ante el Tribunal Superior Electoral–, que su candidatura fue proclamada por la doctora Milagros Ortiz y la mayoría de la comisión electoral del PRM.

…La “falla” del TSE
Si el problema consistiera en una valoración semántica o de género, se argumentaría que más que un fallo, lo del Tribunal Superior Electoral en el caso del recurso de amparo de Fello Suberví, fue una falla… Y una falla histórica.

Fello reclamó el amparo por una candidatura que no ganó en una convención del PRM, y a lo sumo el TSE debió garantizarle una participación justa y equitativa en una competencia abierta y democrática por la nominación a la alcaldía del Distrito Nacional. En cambió, ordenó por sentencia que se le otorgara esa candidatura.

Nunca antes se había visto semejante cosa en el partidismo dominicano, y eso es mucho decir en un país donde se pensaba que nada quedaba por verse.

Los partidos políticos tienen sus leyes internas –que son los estatutos–, pero en ningún caso esos estatutos pueden colocarse por encima de la ley electoral… Y la ley electoral vigente es clara sobre la forma y los procedimientos que deben seguir los partidos en la escogencia de los candidatos a cualquier cargo de elección.

El PRM nominó a David Collado a la alcaldía del Distrito, y David Collado será el candidato. El procedimiento de legalización de esa candidatura es asunto distinto: basta con la convención de delegados que ya anunció ese partido para una fecha próxima.

¿Y Fello… qué?
Fello Suberví es un zorro de la política. Él terminará negociando con su partido, pero a la larga le queda un solo camino: recoger sus motetes y marcharse para otro lado…

… Por el PRM sacrificó medio siglo de militancia y lealtad a los símbolos y a las tradiciones partidarias en el PRD.

¿Después que sus compañeros de aventura le tiraron la puerta en las narices… qué hace ahí?

Dejar respuesta