Malas prácticas en los ayuntamientos: Ranking del SISMAP

0
59

Por Juan López

Con el propósito de mejorar las buenas prácticas, la calidad de los servicios e imágenes de nuestros ayuntamientos,  en el 2014 se empezó un proceso de asesoramiento y seguimiento de las ejecutorias de los gobiernos locales a través del Sistema de Monitoreo de la Administración Pública Municipal (SISMAP), en calidad de plan piloto con 50 de nuestros gobiernos locales.

Las evaluaciones a los ayuntamientos se están realizando sobre 25 diferentes indicadores, contenidos en 8 grandes áreas: 1. Recursos Humanos, 2. Ejecución de la Planificación, Programación y Desarrollo, 3. Gestión de Presupuesto y Finanzas, 4. Gestión de Compras y Contrataciones, 5. Acceso a la Opinión Pública, 6. Calidad del Gasto en la Ejecución Presupuestaria,  7. Presupuesto Participativo Municipal, y 8. Declaraciones Juradas del Patrimonio.

Superada la primera fase, se incrementó a 127 la cantidad de ayuntamientos que son objetos del monitoreo que implementa el SISMAP, en base a evidencias “documentadas” que se remiten a 8 diferentes  instituciones (órganos rectores) para sus respectivas validaciones en base a los requisitos preestablecidos por las correspondientes leyes:

Ministerio de Administración Pública (Leyes 41-08 y 227-12);   Dirección General de Presupuesto (Ley 423-06);   Dirección General de Ordenamiento Territorial (Ley 496-08); Dirección General de Compras y Contrataciones Públicas (Leyes 340-06 y 449-06); Dirección de Ética Gubernamental (Ley 200-04); Contraloría General de la República (Ley 10-07), para el Presupuesto Participativo (Ley  176-07,  FEDOMU) y Cámara de Cuentas (Ley 311-14).

Las mediciones trimestrales que realiza el SISMAP son objetivas, sistemáticas, acumulativas  e importantes, lo cual permite evidenciar a los ayuntamientos que están implementando buenas o malas prácticas en las ejecutorias de los indicadores indicados en el párrafo anterior.

No se le resta credibilidad al ranking del SISMAP el hecho de que algunas de las pruebas documentadas (evidencias) que remiten “ciertas” autoridades municipales a los órganos rectores “sean truqueadas en datos y con fechas manipuladas”  a los fines de acumular una mayor puntuación, obtener un porcentaje falseado en el ranking  para tratar de “vender una buena imagen” que no se corresponde con la verdad de sus ejecutorias.

Un nítido ejemplo de malas prácticas, debidamente comprobadas,  en sus ejecutorias lo tenemos con el Ayuntamiento de Santo Domingo Oeste (ASDO).

En la última evaluación, observada el pasado 18 de noviembre, de 127 ayuntamientos, el ASDO se encuentra en un lejano 79. De los 8 municipios que forman el Gran Santo Domingo, el ASDO está en el último lugar, con un vergonzante 45.20 % con la suma de todos los indicadores que se están evaluando, lo cual es una muestra fehaciente de violación de varias leyes, del desorden, cao, improvisación y populismo clientelar que predomina  en la administración de los recursos económicos, humanos y materiales que los munícipes aportan al ASDO.

Con el agravante de que sus actuales autoridades no pueden argumentar inexperiencias ni desconocimientos de las leyes, procedimientos y responsabilidades institucionales ya que, desde la creación del municipio Santo Domingo Oeste (2002) han sido sus únicas autoridades con cuatro períodos como alcaldes: 2002-2006,  2006-2010  y 2016-2020  en forma directa, mientras que en el período 2010-2016 dirigió a través de su hijo-testaferro.

La comprobación de un conjunto de malas prácticas en las ejecutorias del ASDO, explican el penoso 45.20 % que tiene en el ranking  de los gobiernos locales monitoreados a través del SISMAP, lo cual es la más inequívoca y fehaciente demostración de las razones por las que, entre los 8 ayuntamientos que forman el Gran Santo Domingo,  Santo Domingo Oeste es el municipio que evidencia la peor administración, gran atraso,  mayor descuido en el cumplimiento de sus funciones y estancamiento en el deber de ofrecer los servicios públicos necesarios para mejorar la calidad de vida de sus pobladores.

Dejar respuesta