México y Venezuela abren con triunfos en Serie del Caribe

0
266

Vencen a República Dominicana y a Puerto Rico, en la primera jornada de la edición número 58 de la Serie del Caribe
Santo Domingo.– Entre música, baile y pelota arrancó la Serie del Caribe con un triunfo de México ante la República Dominicana, con pizarra, 3-2, en el segundo choque de la jornada inaugural del clásico caribeño.

En un partido muy reñido desde el principio hasta su final, la novena mexicana, representada por los Venados de Mazatlán, logró sacarle ventaja a los errores cometidos por los dominicanos, en total tres, más una magistral actuación de su cuerpo de relevistas que con un solo hit permitido silenció a los bates quisqueyanos.

Desde un escuchado “Viva México” hasta los “Duros de matar”, el estadio Quisqueya bautizado oficialmente con el nombre del inmortal Juan Marichal, disfrutó del colorido y un festivo ambiente protagonizado por los fanáticos de ambos conjuntos.

Las pancartas alusivas a sus respectivos países se dejaron sentir ante un mariachi de los seguidores mexicanos que cautivó a todo el público presente. Desde caras pintadas con las banderas hasta las cornetas, ambas novenas contaron con buena presencia de sus aficionados.

El lanzamiento de honor fue realizado por el inmortal de Cooperstown, Juan Marichal, a quien está dedicada la edición 58 de la Serie del Caribe.

El lanzador ganador fue el abridor Héctor Rodríguez, quien lanzó cinco entradas de cinco imparables y dos carreras. La derrota recayó sobre el abridor Greg Reynods (0-1), quien laboró durante cuatro episodios de tres carreras, dos de ellas limpias, producto de cinco indiscutibles y concedió dos boletos a sus rivales.

La novena mexicana tomó la delantera en el encuentro producto de un lanzamiento desviado del abridor Reynolds a la inicial, que facilitó la entrada de Cyle Hankerd tras rodado de Esteban Quiroz a manos del lanzador.

Una entrada después los mexicanos agregaron otra carrera impulsada por Yuniesky Betancourt.

El conjunto dominicano igualó las acciones en el cierre de la tercera entrada cuando luego de un out, Pedro López disparó indiscutible al prado derecho y Leury García conectó un imparable frente a los envíos del abridor Rodríguez que se internó en el bosque derecho y a su vez permitió que García con sus ágiles piernas convirtiera ese batazo en un jonrón dentro del parque que puso a los dominicanos a vibrar de alegría.

Los venados de Mazatlán volvieron a tomar el control del partido en el quinto episodio. Justin Green abrió con sencillo dentro del cuadro, le siguió Chris Robertson con imparable.

El relevista Edgar García sustituyó a Reynolds, y a su vez dominó a Hankerd con elevado al prado central. Con rodado de Betancourt a manos del campo cortista Pedro López, Green, quien estaba en la tercera base, anotó la carrera decisiva del juego.

Venezuela derrota a PR

El conjunto de Venezuela abrió anoche con triunfo en la Serie del Caribe tras vencer 2-1 a Puerto Rico.

Afianzados en un gran trabajo monticular del veterano lanzador Freddy García (1-0), el equipo de los Tigres de Aragua logró colocarse delante en el Clásico Caribeño. El veterano abridor venezolano transitó durante seis episodios de solo cuatro hits, una carrera limpia y abanicó a cinco. Perdió Adalberto Flores (0-1), quien lanzó cinco entradas de dos carreras producto de cuatro imparables, ponchó a dos y otorgó tres transferencias.

Los boricuas madrugaron en el partido. En el primer episodio marcaron su única carrera en el encuentro gracias a un sencillo de Neftalí Soto, que permitió que el dominicano Rubén Sosa, quien se embasó por triplete, anotara desde la antesala.

Sin embargo, el derecho García se recuperó y pudo dominar a 17 de los últimos 20 bateadores que enfrentó.

La tropa venezolana atacó en la segunda entrada al derecho Flores, cuando Félix Pérez negoció transferencia. Seguido de Dariel Álvarez, quien conectó sencillo dentro del cuadro y con triplete al jardín derecho de José Martínez, Pérez y Álvarez pisaron el plato.

Hoy, el conjunto dominicano se enfrentará a Venezuela a las siete y cincuenta de la noche.

Dejar respuesta