Otro gran susto en Villas Agrícolas

0
66
Santo Domingo.- Los residentes del sector Villas Agrícolas continúan en vilo luego de que ayer se incendiara una camioneta en la estación Propagas, ubicada entre la calle Pedro Livio Cedeño y Moca, a pocos metros de la zona en donde explotó la fábrica Polyplas que hasta el momento ha dejado un saldo de seis muertos y más de un centenar de heridos.

Mujeres, hombres y niños corrían despavoridos del lugar arropados por el temor de que la tragedia ocurrida el pasado miércoles se repitiera, ya que el vehículo se incendió en plena envasadora junto a uno de los medidores de gas.

Según Santos Bonifacio, conductor de la camioneta, el incidente se produjo supuestamente luego de que los trabajadores de la estación echaran más combustible de lo que resistía el tanque de gas, lo que provocó que el cilindro se saturara y provocara el incendio. No obstante, el Cuerpo de Bomberos del Distrito Nacional que se encontraba en los alrededores de la calle Aníbal de Espinoza, donde sucedió el siniestro del pasado miércoles, sofocaron rápidamente el fuego, evitando así que nadie resultara herido.

“Nosotros no podemos dormir tranquilos, esa bomba de gas había explotaron anteriormente, no es la primera vez”, indicó Yomaira Hernández, moradora de ese sector.

Otro de los residentes dijo sentirse angustiado con los últimos hechos acontecidos.

“Ya nosotros no podemos vivir en paz. Aquí vivimos en una incertidumbre con estas fábricas y estaciones de gas y gasolina. Realmente no sabemos qué vamos a hacer con este mal vivir”, expresó Leandro Vásquez.

Otra vez
El 13 de noviembre de 2003, esa misma envasadora de gas explotó y provocó quemaduras de primer y segundo grado al menos a 20 personas.

Según registros periodísticos del Diario Libre, la detonación provocó que el tanquero, con capacidad para 10,000 galones, que transportaba combustible a la envasadora de Propagas se incendiara y saliera despedido con la fuerza de un misil.

Tras volar alrededor de 150 metros, impactó contra una de las columnas de un hotel ubicado a dos calles de la envasadora, en la Respaldo Aníbal de Espinosa, justamente donde se encuentra Polyplas.

Tal como ocurrió ayer, los bomberos sofocaron a tiempo el impacto de la explosión que los moradores bautizaron en ese momento como “el milagro de Villas”.

Peligro
La incertidumbre siempre ha imperado en sectores populosos de la capital debido a las envasadoras de gas que se encuentran en esos lugares.

En febrero de 2016, la envasadora de Solgas, en el sector La Esperanza de los Ríos, explotó y dejó 40 vehiculos en mal estado, y otros completamente destruidos. También dijo que resultaron afectadas más de 40 familias de la cercanías. Las ventanas de decenas de viviendas se rompieron por el impacto y varias personas fueron afectadas por el GLP y el humo.

Gracias a que aquella fuga de gas ocurrió a las 6:00 de la madrugada, muchas familias pudieron huir de sus casas ante la voz de alerta de los vecinos.

Sin embargo, a dos años, casi tres años de la explosión de la envasadora, varias de las personas afectadas no han sido resarcidas por los propietarios.

Aunque parte de las familias que quedaron sin ajuares o daños en sus viviendas, recibieron pagos de hasta 200 mil pesos en compensación, otros que perdieron algún familiar, están a la espera de que la empresa pueda resarcirlos.

Esa tragedia dejó un saldo de tres muertos y decenas de heridos. las víctimas mortales fueron Felipe Vinicio Morel, de 52 años de edad, Marina Álvarez, y Eddy D’Oleo Encarnación, de 40 años, quienes murieron en la unidad de quemados Pearl F. Ort, que funciona en el hospital Ney Arias Lora.

Dejar respuesta