Percival Matos fue muerto a tiros por patrullas de la PN y el Ejército

0
322

Santo Domingo.- Bonao, Monseñor Nouel.-Patrullas de la Policía Nacional mataron ayer al exteniente del Ejército de RD John Pércival Matos en una cabaña de esta ciudad. Estaba acusado de asaltar tres entidades bancarias. El vehículo en el que se desplazaba tiene más de 200 impactos de bala.

A las 3:30 de la tarde, una patrulla de dos miembros ubicó en la cabaña turística La Fuente del Placer del kilómetro 83 de la Autopista Duarte la yipeta gris con el joven dentro. Los agentes pidieron refuerzos para enfrentarlo, mas no hay constancia de que el fugitivo disparara.

Durante el intenso tiroteo de media hora, llegaron patrullas del Ejército de RD, de los Linces, Topos y Operaciones Especiales de la Policía que enfrentaron a Pércival Matos. Anoche el vocero de la Policía, general Nelson Rosario, confirmó la muerte del exoficial.

Luego del tiroteo, la Policía montó otro cerco a una cabaña contigua a La Fuente del Placer para investigar si allí había otros miembros de la alegada banda.

Se informó que a la víctima le ocuparon dos pistolas, un fusil y una yipeta Ford Explorer, en cuyo interior fue abatido el exoficial.

Percival Matos era buscado por toda la zona del Cibao por miembros de seguridad del Estado, acusado de ser parte de una banda de asaltantes.
Las armas y el vehículo ocupado fueron utilizados en el asalto a un Centro de Negocios del Banco Popular en Plaza Lama, según la Policía.

Sobre la versión ofrecida por el director regional Cibao-Sur de la PN, general Virgilio Pacheco Garabito, de que no era el cuerpo de Pércival Matos, y que creó gran confusión, el general Rosario afirmó que este le aclaró que lo que dijo a los periodistas fue “que no podía confirmarlo, porque no tenía los documentos en las manos y que tenía que esperar la información del Inacif.

A la prensa no le fue permitido pasar al lugar donde cayó abatido Pércival Matos. Sin embargo el fiscal de Monseñor Nouel, Joel Antonio López García, ratificó la identidad del cadáver.

Llegada al motel.

Humberto Jiménez, administrador de la cabaña, dijo que Pércival Matos llegó cerca de las 3:00 de la tarde acompañado de tres personas, que poco tiempo después salieron en un taxi.

Manifestó que cuando la Policía rodeó el lugar le pidió entregarse, pero rehusó y les respondió a tiros. Sobre el tipo de arma que usó Pércival, respondió que no pudo verla.

A pesar de la versión de Jiménez, en las habitaciones contiguas no se observaron disparos, salvo en la número nueve donde estaba el exoficial. Dijo que solo habían pasado como 30 minutos de su llegada, antes del tiroteo.

Un testigo narró que a la habitación lanzaron bombas lacrimógenas que obligaron a Pércival a salir sin camisa y montarse en la yipeta para escapar.

Médico forense. José Miguel Sánchez, médico legista actuante en el caso, dijo que el cuerpo presenta múltiples heridas.

Indicó que no encontró ninguna documentación en el cadáver, pero que el cuerpo tenía un tatuaje con la inscripción Pércival y tenía barbas.
Algunas personas que viven en los alrededores del lugar donde ocurrieron los hechos y quienes estuvieron presentes en el lugar, dijeron que cerca de las 4:00 de la tarde se inició un tiroteo que se extendió por aproximadamente media hora.

Según expresaron, los agentes rodearon la cabaña donde estaba Pércival y comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas y a disparar.

“Los agentes de la Policía primero rodearon la cabaña y luego subieron por las paredes y comenzaron a disparar”, expresó una fuente que no quiso revelar su nombre. Dijo que el exoficial del Ejército respondió la agresión e intentó escapar en una yipeta.

La Policía. Un agente policial que estuvo apostado en la parte frontal de la cabaña dijo que llegaron al lugar a las 2:45 de la tarde porque tenían información de que Pércival Matos podía estar en ese lugar.

“Nosotros estábamos aquí requisando a todo el que entraba y salía del lugar, porque había sospechas de que ellos estaban en ese lugar”, dijo la fuente que pidió permanecer en el anonimato.

Dejar respuesta